ANSIEDAD

La ansiedad es un estado que se caracteriza por un aumento de las facultades perceptivas ante la necesidad del organismo de incrementar el estado de alerta, bien por la necesidad de conseguir algo o por el miedo a perderlo.

La ansiedad está relacionada estrechamente con la supervivencia, el miedo, la tristeza, la ira o la felicidad y es bastante común en la población mundial, llegando a alcanzar el 20% de la población.

La ansiedad no siempre es negativa, puesto que en ciertas ocasiones nos ayudan a resolver peligros o problemas puntuales de la vida cotidiana.

A nivel patológico, podemos diferenciar entre las fobias, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la agoraphobia, el trastorno por esters postraumático, el trastorno de ansiedad generalizada, etc… Esta ansiedad patológica es el resultado de los diversos problemas a los que se enfrentan las personas en su día a día y sobre todo de las ideas interiorizadas que tienen acerca de sus problemas.

 

Los síntomas de la ansiedad son muy diversos, pero entre los más communes podemos destacar la hiperactividad vegetativa (taquicardia, taquipnea, midriasis, sensación de ahogo, temblores, vertigos, sensación de pérdida de control, transpiración, rigidez o debilidad muscular, insomnia, pensamientos obsesivos, etc…

La ansiedad se manifiesta de tres formas diferentes, a través de síntomas cognitivos, de sintomas conductuales o de síntomas fisiológicos, los cuales pueden influirse los unos a los otros.

Para controlar y eliminar la ansiedad existen diversos tratamientos, que se aplican teniendo en cuenta tanto las necesidades del paciente, como su personalidad. Entre ellos se encuentran la terapia cognitive-conductual, last écnicas de reducción de estrés, la hypnosis y la autohypnosis, etc…