HIPNOSIS

cadizpsicologos

En la vida cotidiana las personas tenemos conductas que no siempre son beneficiosas para nosostros mismos, como pueden ser el consumo de Tabaco, la ingesta compulsiva o no darnos la oportunidad de cerrar un duelo, nuestra intención es que pueda conseguir controlarlas.

¿Cómo hacerlo? La mente se compone de dos tipos de cerebros, uno emocional y otro racional… Con la ayuda de las técnicas propuestas por la terapia clásica (como la cognitiva-conductual) tenemos la oportunidad de actuar sobre la parte consciente del mismo, intentando que el paciente modifique su pensamiento en cuanto a ciertas ideas irracionales o esquemas erroneos…aunque existen ciertos comportamientos, hábitos o esquemas que se encuentran alojados en lo más profundo del cerebro inconsciente y que son menos accesibles y, por lo tanto, más difícil llegar a ellos.

Con las técnicas procedentes de la hipnoterapia, se utilizan diferentes técnicas verbales que nos ayudan a conseguir que se pueda actuar de manera directa sobre la parte inconsciente del cerebro, debido al estado de relajación en el que se encuentra el cerebro consciente. En esta mente inconsciente se almacena las respuestas que hemos ido aprendiendo a lo largo de nuestras vidas y que realizamos de manera automatica (andar, hablar, montar en bicicleta…), de manera que cuando las realizamos no debemos permanecer plenamente conscientes de estas tareas… Es en esta mente inconsciente donde, además de las tareas antes nombradas, también se almacenan miedos, traumas, fobias y multiples hábitos o conductas (miedo escénico, ansiedad, miedo a volar, adicción al Tabaco, etc..) , que nos provocan malestar o infelicidad.

Es por ello por lo que, en ciertas ocasiones, aparte de la terapia psicológica clásica sobre la parte consciente del cerebro, utilizamos otras técnicas que actuen sobre la parte inconsciente como la que nos proporciona la hipnoterapia.

Para poder aplicar estas técnicas, es preciso tener en cuanta diversos aspectos:

La persona que se somete a hipnoterapia no pierde en ningún momento el control sobre su voluntad, es decir, no hace o dice nada en contra de su voluntad.

La hipnoterapia es un recurso mas que se utiliza para encontrar el bienestar del paciente pero no el único, esto es, cuando aplicamos esta técnica lo hacemos combinándolas con otras más generales y cómo no, con la colaboración y la ayuda que nos proporcione el mismo paciente.